Archivo de la etiqueta: oso

Ya tengo algo que contar

No quiero ser un grafómano

Estimado lector, siento tardar tanto tiempo en publicar las entradas de tu blog tranquicomiquero. Siempre he odiado a los rellena folios para cubrir el expediente. Sin pasión y síntesis no puede haber calidad. Eso de cumplir sin aportar valor, sólo sirve para saciar nuestro estúpido y obeso “ego”. Pero es imprescindible reconstruir la memoria personal para encontrar una atalaya desde la que obtener una visión nueva del territorio a explorar. Mi deseo es que TRANQUICOMIX y las personas que lo formaron sean los protagonistas y no el maldito editor de EDICIONES BANCARROTA S.F.L. Pero me temo que va a ser inevitable que me inmiscuya constantemente. Ya he dejado unas cuantas pinceladas de lo importantes que fueron los últimos años de la década de los setenta para mi y por ende para el fanzine.

Plan para un adolescente

77-78 año escolar en Salamanca, comencé a tontear con las drogas y empecé a dejar de ser eficaz en los estudios. En 78-79 repito 3º de BUP pero ya en Béjar. Logro aprobar BUP. Para celebrarlo me facilitan un viaje a Bruselas. La ida en un camión de mudanzas y la vuelta en autostop. Pero como no todo va a ser negativo, ese tortuoso viaje a Europa me proporcionará el coraje para convertirme en un comunicador compulsivo. Sé que tengo algo que contar. Aquí esta la clave del comienzo de esta historia de un fanzine de los 80. Cuando comienza el curso académico 79-80, decido dejar de ir a clase y en su lugar subo al desván a escribir con Charles Bukowski  y Raúl Núñez en mente. Ya está montada la aventura psicotrópico-literaria. LA ACTUALIDAD CÓSMICA arranca con influencias seleccionadas por su sello underground. Las aventuras africanas de  Makoki encienden mis neuronas espejo, el riquísimo ambiente de cambio social en la España de los 80, radio 3, rock, marginal, romántico, bohemio, rock… Son las keywords que irán apareciendo en la nube de este blog. La máquina de crear sinérgias y de pasarlo bien está montada. Una idea no tan simple porque no se trata sólo escribir, hay que dibujar. El dibujo, mi piedra angular desde pequeñito se suma a la aventura de contar cosas. La idea es original y enseguida comienzan a sumarse colaboradores. La decisión de dejar de ir a clase de COU no fue tan sencilla, va contra las normas y eso tiene sus consecuencias marginales. El naufragio del adolescente está a punto. TRANQUICOMIX, será para mi un bote salvavidas. También la Formación Profesional porque al menos hice el segundo grado de Delineación. Dibujo y tinta china y ganas de vivir y contar cosas. En estas circunstancias se fue montando el fanzine TRANQUICOMIX. Una verdadera minired social. Entre otras cosas, por eso tiene sentido analizar esta aventura comiquera.

Próxima entrada EL DESVÁN OFICINA CENTRAL DE TRANQUICOMIX

2 comentarios

Archivado bajo cómic, Comix, Guiones, rock, rock progresivo, Uncategorized

Pura confusión Expresionismo abstracto

expresionismo abstracto
DE LA PINTURA AL CÓMIC

Parece que en el 79, cuando tenía 18 años, un torpedo lisérgico, impactó en mi línea de flotación.

Pintura

Hasta entonces la pintura era mi mayor sueño. Descubrí la pintura expresionista americana. Jackson Pollock, Franz Kline y Willem de Kooning ¡Me había estrellado tantas veces con el realismo! La dificultad de representar la realidad es una prueba muy dura, sin duda. Pero también puede llegar a aburrir ¡Cuántos cuadros ya avanzados acabaron convirtiéndose en una masa gris, fruto de raspar y remezclar la pintura con la espátula! Mucha espátula y materia porque mi referencia pictórica eran los cuadros de G.Esteban Grunvald. Preciosos y cargaditos de pintura que mi padre compró en su día para decorar la casa. Yo intentaba resolver mi pintura figurativa con esa técnica. Algunos salieron bien y otros no tanto. También llevaba años pintando bodegones y paisajes con la única escuela de un libro de Parramón y el curso de pintura al óleo de CEAC.  Y conocía a Daumier, Van Gogh, Gauguin, Rouseau el Aduanero, Picasso y otros tantos,  gracias a una colección de libros de pintura.

Vivir en una pequeña ciudad y viajar poco no es lo mejor para ver arte, aunque pronto podría contemplar la obra de Van Gogh de forma muy especial. Fue en un viaje alucinante a Amsterdam.
Pero mi pintura se dirigió hacia el expesionismo abstracto.  Supongo que acabé harto de pintar y dibujar bien para agradar a los demás. Sin embargo, el dibujo volvió a mi vida con la exigencia del cómic.

Cómic

Dejé de ir a clase de COU y me encerré en el desván a escribir. Cogí el hábito de dibujar con el rotring finísimo 0,2 mm. El Nasti de Plasti y otros tebeos del RRollo desataron la orgía de tinta china. Me gustaba la técnica de Max,  Nazario, Ceesepe. El Gato Fritz de R.  Crumb y cómo no, los fabulosos Freak Brothers de Gilbert Shelton. Con mis escasos recursos hacía mis pinitos. Mi primer personaje fue Emilio Axon (Callejas Callejón). Hice la portada de Actualidad Cósmica, proyecto de revista antecesora de Tranquicomix. La mezcla me gustaba y puse mi interés en la historieta. Lo de contar cosas y dibujar prometía, todavía no imaginaba lo difícil que era este arte. Hice el curso de dibujo de historieta de CEAC y estaba todo el día con Radio Tres, El Víbora, etc. Pero voy a parar aquí y en la siguiente entrada reconstruyo estos recuerdos. Cuesta encajar las piezas del puzzle, sobre todo los ajustes temporales. Otra referencia fundamental fue la Enciclopedia del Cómic que editaron por fascículos. Qué gozada poder conocer a tantos autores clásicos y modernos. El análisis del BOOM del cómic de principios de los 80 requiere tiempo y esfuerzo. En próximas entradas recordaremos estos acontecimientos.

Deja un comentario

Archivado bajo cómic, Comix, expresionismo abstracto, historia, pintura

Contracultura y poción mágica


Portada censurada del disco VENENO

CONTRACULTURA Y POCIÓN MÁGICA

Con tanta reflexión que estoy haciendo últimamente para poder alimentar este blog, estoy sintiendo en mis carnes lo complicado que es contar cosas.
Pero quiero dejar bien ilustrados los paisajes que rodean  la aventura de este fanzine. Y eso lleva trabajo. Luego me sentiré liberado.
Si no quiero perder la clave de humor y la neurona que me queda activa, tengo que sintetizar.
Los detalles los encontrarás en los links que cuidadosamente he seleccionado.
Me fastidia romper el ritmo espontáneo de la expresión escrita con la inserción de detalles,
es como cuando el autobús va parando por los pueblos, en lugar de ir directo al destino.
Ah, y otro asunto importante, hace poco he visto un documental  en TVE que avisa de los estragos que pueden causar las drogas en los cerebros de los adolescentes.
http://www.rtve.es/television/20120117/documentos-tv-locura-drogas/490223.shtml
Hay que verlo para no frivolizar con el tema como se hacía entonces. Allá cada cual pero que no sea por ignorancia o vagancia que no sepan encontrar la salida del laberinto.
Expresado este parecer sigo con la historia de Tranquicomix.


Portadas de los tres primeros números de Tranquicomix. 1981 y 1982. OSO1, OM2, BLAS3.
1980
JÓVENES Y SOBRADAMENTE PREPARADOS PARA EL ROLLO  Y LA MOVIDA

Durante los años 70, la olla en la que se va a cocinar el potaje denominado democratización, se ha ido llenando de ingredientes.
Todos los españoles estamos dentro, hasta los atrincherados en El Alcázar, muy a su pesar.
Psicología, sociología, antropología, política, filosofía, arte. Todos estos cocineros participan en su preparación.
Pero hay dos ingrediente que se cuelan  en la olla.
Son la contracultura y la poción mágica.
Podemos considerar ejemplos de contracultura el romanticismo del siglo XIX, la bohemia que se inicia en el siglo XIX y dura hasta hoy,
la Generación Beat norteamericana de los años cincuenta, los movimientos contraculturales de los sesenta, influidos por la Generación Beat,
el movimiento hippie nacido en los años 60 en Estados Unidos de América y el movimiento punk de finales de los setenta hasta hoy
La palabra puede entenderse en dos sentidos: por una parte, constituye una ofensiva contra la cultura predominante;
por otra parte, es una “cultura a la contra” que permanece (al menos en un primer momento) al margen del mercado y los medios de formación de masas, en el underground.

Pues este es el camino que elegimos en tranquicomix para atravesar los 80.
¡Hala! a caminar entre zarzas, nieblas y arenas movedizas.
Nada de universidad, lo vamos a vivir en la calle. A base de porros y porrazos.

POCIÓN MÁGICAEn los 60 Las sofisticadas técnicas de manipulación del cáñamo o cannabis desarrolladas por los hippies californianos llegarón a los “agricultores” de los montes de Ketama.
El negocio estaba montado para la eternidad. Creo que los Freak Brothers fueron los directores de marketing del proyecto.
Igual que Kiko Veneno, Camarón,  los hermanos Amador y muchos creadores más,  nosotros aficionados pero creadores al fin y al cabo también  queríamos inspiración divina para sentirnos partícipes de la movida.


MAKOKI: FUGA EN LA MODELO Gallardo & Mediavilla 1981. Un clásico imprescindible. Reeditado por La Cúpula, en 2009

 Los pólenes del Magreb entraban en la península ibérica como los musulmanes en tiempos de los Califas. Y si era necesario si bajaba allí a cambiar anfetas por chocolate, como El Niñato, Cuco o Emo.
La música y el cómic, las calles de todos los pueblos estaban impregnadas de poción mágica. El rollo estaba por todas partes.
Picadura Selecta para los moros y anfetas para los cristianos. La apología de las drogas se extendía por las publicaciones de la época.
El primer número de Tranqui se montó de madrugada en el desván  rodeados de dibujos, colillas, anfetas y ginebra. Unos de mis primeros personajes se llamaba Conrad Anfetas y otro Emilio Callejas Callejón.

Nosotros en Béjar también teníamos rollito, movida y ganas de contar lo que estabamos viviendo. Elegimos con determinación y acierto el dibujo de historietas como medio artístico. Era muy dificil contar cosas, hacer humor o dibujar y encima colocados, pero a pesar de todo ya veréis la cantidad de gente que colaboró con sus creaciones.

Los tres primeros números fueron en offsset pero era demasiado caro.
El fanzine estaba a punto de no volver a salir.
Como ya os conté en la anterior entrada, entonces llegó la salvación. Una máquina genial.
La presentación del invento la hizo OM, era una imagen insólita…

…era su culo en una ¡FOTOCOPIA!

Contraportadas de los tres primeros números de Tranquicomix. 1981 y 1982.

Tranqui tíos, tenemos remedio, podemos seguir haciendo  historietas para la basca.

continuará…

3 comentarios

Archivado bajo cómic, Comix, historia